“Ser cristiano no tiene que ver con las apariencias”

Carlos LabordaAunque su profesión es fabricar vidrieras, no son los colores del trasluz de una catedral lo que más llama la atención al ver a Carlos reunido con otros cristianos. La decoración más llamativa son sus propios tatuajes, el pelo largo y en la puerta, las motos. Carlos Laborda es un pastor protestante motero de Palencia (España). Y además de amigo y colaborador de Delirante.org es fundador y presidente del club de moteros Covered Backs by Him . Él dice vivir para “ayudar a gente que no se conforma con lo establecido”.

Carlos recuerda cómo siendo adolescente “una de las primeras motos que conduje fue una que había robado junto a unos compañeros. Con trece años, empecé a consumir alcohol y drogas que hacían que me sintiese más cercano a otros chicos y más integrado. Ayudaban a seguir siendo rebelde, aunque casi cada noche, el sentimiento que me embargaba era de soledad. Empecé a tocar la guitarra y formé parte de un par de bandas junto con algunos amigos. Con 16 años conocí a Eva, quien hoy es mi mujer y madre de nuestros dos hijos. Ella tenía un trasfondo parecido al mío, y por nuestra atracción al ocultismo, ambos nos pasábamos horas en los cementerios. Llegamos a profanar tumbas por un incomprensible deseo y atracción hacia la muerte. Estas prácticas, como no podía ser de otra forma, nos trajeron problemas. Dos de nuestros amigos se suicidaron antes de alcanzar la mayoría de edad. Con solo diecisiete años, nuestra vida era cada día más difícil.

Tiempo más tarde, Eva tuvo contacto con un grupo de cristianos. Nos presentaron el mensaje de Jesús, de forma sencilla, sin rituales, ni liturgias, sin palabras frías y lejanas como hasta entonces habíamos estado acostumbrados a escuchar acerca de Dios. Eran hombres y mujeres que habían respondido afirmativamente a la pregunta que Jesús le hizo al hombre enfermo en el estanque de Betesda: “¿Quieres ser sano?” (Historia que recoge La Biblia en Juan 5). Recuerdo que yo le decía a Dios: “Soy muy joven para dejar mi forma de vivir, para dejar lo que no te agrada. Permíteme vivir como yo quiero, y quizás cuando tenga treinta y cinco ó cuarenta años, hablamos de nuevo sobre la forma de vivir que a ti te agrada”. No me daba cuenta de que Dios sólo quería tomar todo lo que me estorbaba y molestaba desde hacía tantos años y sanar todas mis heridas”.

Llegó un momento en el que Carlos parecía haberse hecho cristiano, pero no lo era realmente. “Estaba viviendo como buen religioso con mi fachada, mostrando algo completamente distinto a lo que había en mi interior, pero como un mal cristiano, o, mejor dicho, sin ser verdaderamente cristiano. Pero hoy, nuestra vida está basada en las palabras y mensaje de Jesús. Esto no nos hace superpersonas, ni mejores que otros, pero nuestros problemas de conducta desaparecieron.”

Hoy Carlos realiza acciones solidarias desde su club de motos y entra habitualmente a las cárceles llevando esperanza y ayuda pastoral. Él es muy respetado por otros moteros no creyentes con quien se relaciona. Así mismo, Carlos, con gran respeto hacia los demás, reparte cientos de Biker Bibles cada año, una versión de La Biblia en castellano producida por los Covered Backs, con testimonios de rockeros cristianos. “Jesús llenó nuestro vacío con su amor y paz” –dice Carlos- “Nos sentimos nuevas personas, restaurados, sanados y perdonados. No hay ningún sentimiento más fuerte que el tener la seguridad de haber sido perdonado”

Por Delirante.org

Dejar una respuesta